Miércoles 22 junio 2011 @ 10:16 PM

Psicoterapia y las “Redes Sociales”

redes-sociales1

Entendamos en forma simple lo que es una psicoterapia psicoanalítica.
Podríamos  relacionarla a la “red” y al internet.

Hacer psicoterapia en esta época es “un arte”, me refiero al quehacer como terapeuta, ya que no solo implica que éste debe poseer una gran gama de conocimientos sobre el funcionamiento de la personalidad y de  los ciclos vitales del ser humano, sino además lograr que el paciente pueda hacer lo inverso a lo que sociedad y la tecnología estimula…establecer “redes internas de conexión”, donde pueda “sustraerse” de la imagen proyectada en la web (externamente, el “yo-social”, por así decirlo), para “hacer el link” con la “verdadera” , ésta no es la más bonita,  como son aquellas fotos que se “suben” en Facebook; por el contrario, es la que jamás se muestra, como aquella foto que metafóricamente se “baja” de inmediato, en el caso que en algún “descuido” algún cercano, o la misma persona la “mostró en red”.

Por otro lado, “psicoterapearse” es solo para valientes ya que implica encontrarse con uno mismo, atreverse a “chatear” con el “verdadero yo”, con el real.

El primer período es, por así decirlo, de “aceptación de este  nuevo “amigi”, labor que puede ser a veces un poco “ingrata” para el terapeuta porque es uno quien le muestra el “verdadero perfil” y también ingrata para la persona, la cual insiste que “su perfil” es otro, que en resumidas es el que “idealmente quiere ser” y en algunas áreas no le coincide mucho con el que uno le muestra.

Muchos “valientes” van juntos con el terapeuta “haciendo el link con el verdadero ser”, por muy doloroso que pueda ser en algunos momentos, para posteriormente (segundo período) crear una relación personal, única e íntima con él, donde no existan “otros” que se enteren de este diálogo; es decir, se da en la total privacidad que existe entre el terapeuta y la persona, privacidad resguardada por la PUERTA CERRADA de la consulta donde ni un “amigo del amigo” se puede filtrar.

Esto se podría entender como la creación que haces tú, junto a tu terapeuta de una página de facebook…. De una parte de tu alma.

La otra parte de tu alma, por así decirlo,, tiene que ver con lo espiritual, que puede estar en muchas personas relacionado con las creencias religiosas, aspecto en que los terapeutas, salvo ciertas situaciones, por respeto no nos debemos meter.

“Son muchos los llamados y pocos los elegidos”

La psicoterapia es en gran parte, “desnudar el alma”, como me lo ha mencionado más de algún paciente; y por lo tanto, es de valientes, de ahí que en una conversación con una gran amiga mía, la destacada psicoanalista Josefina Figueroa, tomó esta frase bíblica (que sabemos que apunta a que son pocos los elegidos para llegar al “reino de los cielos”), como una metáfora (guardando las grandes proporciones, por supuesto) de que son pocos los que perseveran en este “navegar de la red de uno mismo, del real”.

El comienzo de la psicoterapia puede ser difícil para algunas personas y por eso es el período de mayor frecuencia de deserción, ya que implica encontrarse con la verdad de lo que a uno le pasa, como por ej., los verdaderos anhelos; aquellos que cuesta reconocer (se), los miedos, las angustias, los complejos, los sentimientos de superioridad, el arribismo, las envidias; es decir, “toda la verdad y nada más que la verdad”.

Un adolescente comienza a “navegar” por ej., en todas las inseguridades en cuanto a su identidad sexual, no sabe si realmente es “hombrecito” debido a que “no se la pudo” con su polola.  Juntos vamos “navegando en su fecebook – real” y vamos descubriendo que su identidad sexual propiamente tal NO es homosexual y que sus problemáticas más bien tienen que ver con “inseguridades en su masculinidad” (fenómenos aparentemente parecidos pero en lo profundo son psicológicamente distintos, es en lo que el psicoanálisis describe cómo “ansiedad de castración”).

Esta  “inseguridad” puede ser por diversos motivos, por ej., una madre “castradora”, o un padre más bien ausente y/o muy inseguro, que no le brindó una imagen paterna consistente.

Un joven universitario (carrera profesional muy convencional, de universidad también muy convencional)  aparentemente “estresado”, empieza a “navegar en su propia red” y se va dando cuenta que más que estar “estresado” está  muy deprimido, debido a la presión excesiva que siente, ya que siempre fue “brillante” en el colegio, y estando en el tercer año de carrera se da cuenta que “no es lo suyo”, cosa que lo supo desde el comienzo, pero que no fue (ni es) capaz de reconocerlo ya que no tolera sentir que defrauda a los padres, a los demás….y a él mismo.

Una mujer de 50 años, derivada por su médico tratante; quien ha hecho todos los diagnósticos diferenciales necesarios, debido a que presentaba: sudoración en las manos, taquicardia e insomnio, entre otras sintomatologías, comienza a construir en su psicoterapia,  “El facebook de su alma” y va reconociendo que detrás de la imagen que proyecta (mujer profesional, muy atractiva y con una “familia bien constituida”) existe su “Verdadero Perfil” ; el de una mujer que está en la “Crisis de la Edad Media” y que siente que todas aquellas cosas en la que se ha apoyado su identidad; la juventud, la belleza (“no tolero estar mal peinada ni mal vestida y menos gorda, me muero”), el ser “una buena madre” (de los hijos que ya están casados y formando sus propias familias), el éxito profesional…todo esto se están yendo.

En lo profundo está sintiendo que ya no es necesaria para sus hijos ya que ellos están cada vez más distanciados  de ella, se siente muy insegura frente a la mujer joven que comenzó hace poco a trabajar con su marido y “teme no ser lo “suficiente” en su trabajo ya que se están integrando gente joven y muy capaz en su equipo.

Un hombre de 45 años muy exitoso, autosuficiente, egocéntrico muy orientado al logro y desvalorizador de las personas “incapaces”, va reconociendo la gran impotencia y el fuerte sentimiento de fracaso que siente, debido a que descubrió que su hijo mayor; un adolescente muy rebelde que lo han expulsado de los mejores colegios; es adicto, siente que ha perdido el control de la situación y no sabe qué hacer porque  “nada le ha resultado”…hacemos el “Link con su padre” y se da cuenta que ha repetido inconscientemente el patrón de autoritarismo y distanciamiento afectivo que éste tuvo con él. Este es el primer paso para cambiar éste patrón.

TANTAS Y TANTAS COSAS QUE NO SE PONEN EN EL CURRICULUN NI EN EL PERFIL DEL FACEBOOK


“Twitteando” con el inconsciente y el pasado:

Para entender tu presente y mejorar el futuro

Paralelamente se va dando a un proceso muy bonito que en psicoanálisis se entiende como un “derribamiento de las defensas y/o de la represión”, en otras palabras, se comienza a “Twittear con el inconsciente y el pasado”.

Este es un período post del primero…¡ya pasaste la prueba y no “abortaste misión”!….en este diálogo te vas enterando de que aquel quien eres y la vida que llevas no tiene que ver con solo circunstancias externas sino que también es producto de una serie de “redes” que se han ido estableciendo desde  de tu infancia e incluso a partir de la historia de tus abuelos y para que hablar, de tus padres. Ej. de esto lo veo mucho en la consulta: “mi abuelo paterno, mi papá y yo somos ingenieros”, “me dicen que me parezco mucho a mi mamá, muy exitosa en lo laboral pero con muchos problemas para elegir pareja, mi abuela materna era igual, se separó de mi abuelo y después eligió a uno peor” .

A través de ciertas técnicas psicoanalíticas tú y tu terapeuta van accediendo a los “primeros archivos de tu disco duro”, esto se hace en un estado de lucidez, sin hipnosis;  estás consciente y participando directamente de este fascinante proceso, se van “abriendo estos archivos” y vas recordando increíblemente;  personajes, situaciones, conversaciones y sentimientos  que no estaban accesibles en los “archivos del presente”. Por supuesto que se abren archivos  agradables, bonitos y que te traen felicidad el recordarlos…y también aquellos desagradables y colmados de sufrimientos; podríamos decir  “benignos” y también “malignos”.

¿Qué sentido tiene esto?
Recordar v/s Repetir:

No es recordar por recordar y “quedarse pegado en lo pasado y en el sufrimiento” como pueden pensar algunos, la idea de “abrir estos archivos” es para conocer las raíces de quien eres, por qué te pasa lo que te pasa y cómo vas recordando tu pasado a través de la repetición, sí, así es, se recuerda repitiendo, una consigna de Freud, “era recordar para no repetir”, por muy pasado de moda que se diga que está Freud, uno clínicamente observa en sus pacientes y en general, cómo las personas vamos repitiendo inconscientemente ciertos “programas de interacción”; con uno mismo y con los demás, por así decirlo, que están en “los primeros archivos” de nuestro ser.

Estos “programas” al encontrarse en “el disco duro”, están profundamente arraigados y por ende, se activan de inmediato en todas las áreas psicológicas: cognitivas y especialmente en la emocional y social.

Estos “programas” pueden ser en muchos casos sanos y adaptativos…..y en otros muy insanos y desadaptativos.

Podría escribir páginas y páginas de casos en que estos “programas de interacción”, ya sean con nosotros mismos y/o con los demás, son muy insanos y producen dolor, en las mismas personas que los presentan y quienes lo rodean.

Cuando una y otra vez te emparejas con personas aparentemente distintas y te pasa siempre lo mismo, aquella persona termina dejándote

Cuando por más que intentas “poner límites” a los demás y a ti mismo… terminas haciéndote cargo de cosas que no te corresponden y quedas fatigado(a) y enrabiado(a). E incluso somatizas con un colon irritable o una cefalea tensional, “porque que ya no das más” (sobre estos cuadros “psico-somáticos” y el tipo de personalidad que la padecen hablaré en otro artículo).

Cuando te prometes “esta vez” no ser infiel y no dañar a tu pareja y terminas nuevamente haciéndolo, a pesar de todo lo que la quieres.

Cuando postulas una y otra vez a un trabajo y/o deseas ese ascenso porque sabes que te has capacitado muchísimo y nuevamente no lo logras…e intuyes que tiene que ver con “tu personalidad” pero no sabes qué es.

Cuando terminas tratando a tus hijos igual que como te trataba tu mamá, en los aspectos negativos de la relación, después de todos los esfuerzos que has hecho para que no sea así.

Cuando te das cuenta que para “no estar solo(a)”, empiezas rápidamente una relación…y te “enamoras” fácilmente, “entregándolo todo” sin conocer realmente a la persona con la que te involucraste.

Todos estos ejemplos. y muchísimos más que podría escribir, me recuerda la letra sabia  de una canción que dice: “tropecé de nuevo con la misma piedra. Eso en psicoanálisis se le llama “compulsión a la repetición”.

OJO: NO TODO LO QUE UNO HACE Y/O DEJA DE HACER ES REPETICIÓN DE LO VIVIDO EN LA INFANCIA.
Pensarlo de este modo es caer en un determinismo rígido y mecanicista

Si bien las experiencias vividas en la infancia son las que quedan guardadas en “el disco duro”, también las circunstancias presentes son también determinantes  del quienes somos y como funcionamos.
A mi juicio un elemento importante es que ciertas personas te pueden activar más que otras los patrones de interacción del pasado. Clínicamente observo en mis pacientes que con ciertas personas tienen una relación muy “sana” y con otras no.
Creo que esto se debe a que existen personas que te estimulan ciertos patrones de interacción porque de alguna manera se parecen a ciertos seres importantes del pasado y se produce  inconscientemente el link a estos seres.

Un aspecto muy importante es que muchas veces en forma sana las personas distinguen bastante bien quien es mejor para ellos, pero otras veces no, es más, existen personas que no tienen lo que llamo: “el antivirus psicológico”.

El “antivirus psicológico” es esa capacidad que algunos tienen para reconocer lo que no es bueno para ellos ya que puede activar “patrones negativos de interacción” y que no quieren vivir lo que en algún momento les dañó, son aquellas personas que inconscientemente “reparan” en el otro lo que no hicieron con ellos, por ej., no repiten como padres un autoritarismo rígido y perjudicial con los hijos. Además reparan en ellos y no se tratan de la misma forma negativa de cómo lo trataron. Ej., si no se les permitía tener malas notas y eran excesivamente estrictos con ellos, evitan entrar en ese patrón, o por lo menos lo intenta, y viven la vida de una forma más relajada.

Pero también existen aquellas personas que no poseen ese “antivirus psicológico” y vuelven a relacionarse con personas que inconscientemente le hacen “el link” con el pasado, con aquellos seres que en algún momento les dañó.
Para ellos una psicoterapia es muy efectiva ya que ayuda a instalar ese “antivirus psicológico” y dejan de equivocarse, o por lo menos se dan cuenta cuando están frente a alguien que “no les hace bien” e incluso ese “antivirus psicológico” les permite detectar, cuando se tratan mal y vuelven a hacer con ellos lo que le hicieron en algún momento, por ej., se desvalorizan una y otra vez, como lo hicieron con ellos en el pasado.

La psicoterapia es una gran ayuda para cambiar programas instalados en los “archivos antiguos negativos” y cambiarlos por otros que les permitan tener una mejor calidad de vida. Por eso ojo, no todos pueden hacer psicoterapia ni todos pueden hacerse una, ya que implica un “trabajo de relojería”, paciencia y deseos de conocer este “complejo computador” que está lleno de programas complejos y fascinantes.

Los invito a esta experiencia, bueno…. ¡a los valientes!

Marie Louise Duhalde.

3 comentarios

  1. Josefina dice:

    No todas las terapias son iguales, yo fuí un tiempo a una pero no me gustó, era más de dar opiniones y me daban tareas, al final me aburrí. Esto de que uno repite los programas que están en el disco duro, me dejó pensando lo que dice la psicóloga.

  2. Alejandra dice:

    El artículo es super didáctico, no sabía lo que había detrás de la Psicoterapia, es todo un trabajo!

Escribe un comentario

*