Martes 28 junio 2011 @ 8:05 PM

Si el alma se “enferma”, el cuerpo se “contagia”

Psicosomática

Existen personas que cuando están con un dolor emocional muy grande dicen; “me duele el alma”. El objetivo de este artículo es hacer una introducción a este complejo tema que hace varios años, con otros colegas, me he dedicado a estudiar, enfocándome en el origen y gestación de los cuadros de “Dolor Crónico”. Alguno de ellos se los reconocen con el nombre de “Psicosomáticos”; esto se debe a, que si bien son de origen emocional generan “alteraciones funcionales en el organismo”.

Cuando hablo de “alteraciones funcionales en el órganismo me refiero a que una persona puede, por ej., sufrir dolor de cabeza muy intenso, a pesar de que en los exámenes médicos no se observen alteraciones, en este caso se la considera como “una cefalea tensional”, misma que en ocasiones puede ser tan intensa que inhabilite a la persona. El interés en estos cuadros ha surgido desde el área clínica, ya que, varios de mis pacientes que padecen ciertas patologías mentales y/o un estilo psicológico de funcionamiento particular (que no obedece a un trastorno mental), presentan también síntomas “Psicosomáticos”, como cefalea tensional, para que hablar del colon irritable y la cada vez más frecuente fibromialgia.

He  notado junto con mis colegas, un aumento en la consulta de pacientes que llegan por estas dolencias. Pese a que son pocos los que llegan directamente “sospechando que esto es emocional”, estas personas tienen noción del factor psicológico de su enfermedad. Otras han sido derivadas por los mismos especialistas que tratan a estos pacientes, por ej., el dermatólogo deriva a un paciente con alopecia areata (caída del cabello de origen emocional), al psicólogo, o un reumatólogo deriva a un paciente con fibromialgia al psiquiatra porque se da cuenta que está deprimido y éste a su vez, al psicólogo para psicoterapia. Por supuesto, que todos estos tratamientos son siempre en conjunto, ni uno excluye al otro.

Algunas de las personas que son derivadas por los especialistas al psicólogo se molestan porque sienten que los médicos no les creen sus síntomas o su enfermedad, a pesar de lo fatigados y adoloridos que se sienten. Creen que sus tratantes piensan que se están “inventando la enfermedad”. Y es por esto que al proponerles consultar a un psicólogo, paradojalmente… No llegan. En mucho de los casos de los que padecen una fibromialgia  cuando se les explica que no es una enfermedad mortal, se “relajan” por así decirlo, y son reticentes en querer ahondar en los factores psicológicos asociados a su cuadro.

En algunos casos, se puede trabajar en forma interdisciplinaria, especialmente cuando todos los especialistas, compartimos la idea de que este tipo de cuadro es una reacción global de la persona, por lo tanto, es necesario abordar no sólo la enfermedad, sino al enfermo, entendiendo que “la mente puede enfermar al cuerpo”. En otros casos desgraciadamente no es así. Muchas personas sufren de ; fatiga, dolor de cabeza, rigidez muscular matutina unida a un dolor persistente y generalizado en todo el cuerpo durante todo el día (estos últimos síntomas corresponde a la fibromialgia); dolores de espalda, dolores reumáticos, bruxismo, palpitaciones, taquicardias, mareos, cefaleas tensionales, urticarias, acnés, colitis, constipación, pérdida de  apetito, aumento del apetito, somnolencia o insomnio, etc., son enfermedades por así decirlo “invisibles” ya que pasan muchas de éstas desapercibidas. Esto se debe a que muchos de estos cuadros, conocidos como “psicosomáticos”, así como vienen se van, hasta que vuelven nuevamente o aparecen otras afecciones.

En fin, son innumerables los casos que existen. Y también es interesante y compleja la forma de abordar a estos pacientes.

OJO: Muchos de estos síntomas lo presentan personas que no tienen un trastorno mental sino más bien un Estilo de Personalidad que es muy particular. Este estilo de personalidad la he visto frecuentemente en pacientes que presentan distintos cuadros de este tipo, por ej., fibromialgia y que en síntesis son personas con un estilo de “Personalidad Sobreadaptada” (las describo en el artículo: Los Superheroes”). Personas muy autoexigentes a costa de sus necesidades afectivas y corporales, las cuales incluso tienden a negarlas con tal de rendir. Esto las estresa debido a que se sienten sobrepasadas por la vida y tienden a deprimirse y/o enfermarse somáticamente..

De hecho sabemos que, existen investigaciones que avalan que un alto porcentaje de personas que padecen fibromialgia presentan trastornos del sueño y trastornos emocionales, como depresión, debido entre otras cosas, a las sobreexigencias que poseen.

En el seguimiento de mis pacientes, voy notando en algunas ocasiones como van coexistiendo un cuadro “Psicosomático” con otro. Por ejemplo, una persona puede presentar una enfermedad autoinmune inactiva hace varios años y que actualmente pasa por períodos de “crisis de colon irritable”, otros con “crisis de fibromialgia” y otros  sin dolencias de este tipo. En fin, el tema da para mucho y hasta ahora faltan investigaciones en relación a la coexistencia de enfermedades, que para muchos especialistas, no entran en el concepto de “Cuadros Psicosomáticos”, como las “Enfermedades Autoinmunes, ya que en éstas sí existe daño estructural de los órganos. Lo que no se desmiente es que en situaciones de estrés pueden activarse o agravarse los síntomas de estas enfermedades.

Lo más importante es siempre tener en cuenta que, por más que exista un componente psicológico en estos cuadros, los síntomas son reales, el dolor es real y no es una invención ni una exageración de la persona. Son enfermedades y como tal hay que tratarlas y no desligarse diciendo: “esto es emocional”. Esta frase no le sirve de nada al que la padece, ya que nadie quiere estar enfermo, salvo personas con una patología muy grave que no entran en la categoría de cuadros psicosomáticos.


5 comentarios

  1. Andres dice:

    Hola, no se si este es el sitio para la consulta, pero he notado hace un tiempo que me “contaqio” enfermedades de las que me hablan. Empezo hace varios años con algo casi gracioso que eran las alergias que padecia me hermano, que luego de hablar del tema, empece a sufrir rinitis alergica. En otra ocasion me hablaron del dolor de cabeza que daba tomar algo de alcohol y ahora no puedo tomar medio vaso de cerveza sin tener jaqueca, y asi me ha pasado con lesiones musculares y empezar a sentir el dolor yo y otras extrañas situaciones. No se si esto es posible. Espero tu respuesta. Saludos

  2. Luz dice:

    Hola. Estamos totalmente de acuerdo en esta Aclaración. Ya que tengo fibromialgia. Y esto es terrible solo las personas que lo tienen me entienden . Y las personas a mi alrededor me dicen que esto es mental.
    Gracias

  3. Ana dice:

    Marie, ¡me encantó que te hayas dado el tiempo de responder mi duda! Leí el artículo de los Superhéroes y lo encontré genial, ¡tal cual soy yo!..Nunca había pensado que la manera que uno tiene de ser tenga relación con este cuadro, que a veces se vuelve invivible. Te escribí a tu correo, espero con ansias tu respuesta. Encuentro súper interesante tu Blog, no son los típicos artículos que escriben los psicólogos.

  4. Ana, se muy bien que la fibromialgia es un cuadro difícil de llevar y que por lo que dices, hace tiempo que buscabas un diagnóstico. En el artículo, menciono a las “Personalidades Sobreadaptadas”, está descrita en la Categoría: “Perfiles Psicológicos” con el nombre de “Los Superhéroes”. A lo mejor te hace sentido esto del “estilo de personalidad” que no tiene que ver con patología.
    ¡Saludos!

  5. Ana dice:

    No hay nada peor que andar de médico en médico y ¡que no te encuentren nada! Más encima cuando te mandan al psicólogo te hacen sentir que uno está chiflada. Hace un año que me dianosticaron fibromialgia y llevo mucho tiempo con dolores. Me sentí muy identificada con esto de que “no sirve de nada que te digan que es emocional”. Esto de que “tiene que ver con un estilo de personalidad” me cuesta entenderlo…

Escribe un comentario