Viernes 12 octubre 2012 @ 12:14 PM

CÓMO AYUDAR A TÚ HIJO (PRE-ESCOLAR), PARA QUE EN LA ADULTEZ, SEA UNA PERSONA AUTÓNOMA Y CONFIANZA EN SI MISMA

Niño

Muchas veces los padres no consideramos que desde muy pequeños los niños razonan y tienen sus propias necesidades, gustos e intereses, que pueden ser distintos a las nuestros.
Es una tendencia del desarrollo psicológico la necesidad y la búsqueda de la autonomía, como “pre-requisito” para el logro de la madurez emocional.

Si queremos que nuestro(a) hijo(a) logre la “madurez”, ¡sí o sí tenemos que fomentarle la autonomía! Esto NO significa dejarlos solos; muy por el contrario, los  primeros años ¡y ni hablar de los primeros meses de vida!, son fundamentales para el logro de “la confianza básica”, ésta se caracteriza por la confianza en el mundo, la confianza en los demás y especialmente en uno mismo.

Si el bebé en los  primeros meses de vida, tiene la vivencia de ser contenido por sus padres, ya que éstos pueden aliviarlo y captar a través de lo no verbal lo que le está pasando, va a poder internalizar un mundo más bien amistoso, lo que le va a permitir posteriormente, contenerse él mismo. Por lo tanto, el poder internalizar un modelo parental contenedor, es un pre-requisito para la autoconfianza y la autonomía que empieza a emerger en la etapa pre-escolar, especialmente desde los 2 años, etapa en que el infante empieza a caminar, ¡qué mayor autonomía que moverse por sus propios medios!

Es por esto que existe UNA PREMISA importante en el desarrollo psico-social del ser humano:
“PARA SER INDEPENDIENTE TIENE QUE PASAR PRIMERO POR LA DEPENDENCIA”

Otra premisa, muy importante:
“ENSEÑARLE A UN NIÑO A OBEDEDER, ES MUY DIFERENTE A TRASTOCAR SU INDIVIDUALIDAD”
Es importante diferenciar lo que es el aprendizaje de normas y comportamientos “de buena crianza”, de la imposición de comportamientos que impliquen pasar a llevar su individualidad ¡Mucho ojo con esto!
Gestos tan simples como preguntarle a tu hijo(a) que prefiere vestir y darle a elegir entre dos prendas, o preguntarle si prefiere una tarde de domingo, ir a tomar helado o ir a la plaza a jugar, o ver “monitos” v/s pintar, genera en tu hijo estados anímicos y cognitivos que predisponen a la autonomía y la  confianza en sí mismo.

¿Cuáles son estos estados?
1°.-La habilidad de RECONOCER lo que quiere
2°.-La capacidad para EXPRESARLO
3°.-La posibilidad de ELECCIÓN
4°.-La experiencia de ser RESPETADA SU DECISIÓN.
Los primeros dos puntos fortalecen el autoconocimiento de sus necesidades y la capacidad para expresarlas, elementos precursores de lo que será la capacidad de introspección, la cuál es muy importante y necesaria para la madurez. El tercer y cuarto apuntan a una experiencia emocional esencial; el sentir que puede elegir y que su opinión importa. Esta experiencia genera una vivencia que es fundamental para poder articular lo que es la autoconfianza y posteriormente una buena autoestima. En otras palabras, no sacamos de nada si le decimos a nuestro hijo(a) todo el tiempo, “que es inteligente” si lo(a) tratamos como “un ente” que no tiene individualidad y que no puede decidir absolutamente nada.

También es importante que consideres sus gustos y sus habilidades para la elección de actividades que motiven y que le interese a tu hijo(a), por ej., nada peor que imponerle a una niñita de 4 años el ballet, ¡cuando en realidad es a la mamá a la que le gusta el ballet! y la niñita en cuestión, después de la segunda clase no quiso ir más porque prefiere andar en bicicleta. ¡En ese caso hay que respetarle su individualidad,  acompañándola y fomentándole  el andar en bicicleta!

Los padres en numerosas ocasiones, no consideramos que un  niño de 3 años, puede razonar, si uno le explica las cosas y si se le pregunta si su comportamiento fue bueno o malo. Si tú le enseñas a razonar, que piense si esto es “bueno” o “malo” y llegar a un acuerdo, tú hijo(a) va a ir sintiendo, de una forma inconsciente, que puede elegir hacer lo más razonable, ¡y no que hace las cosas porque se las imponen! Pedirle ayuda, dentro de lo que tu hijo(a) pequeño(a) pueda hacer, como tráeme esto o tráeme lo otro, lo(a) hace sentir útil y lo(a) valida. El preguntarle a qué amiguito le gustaría invitar a la casa, estimula que vaya captando quién se acomoda más a su forma de ser y va sintiendo que decide sobre sus cosas, lo que posteriormente le va a permitir, entre otras cosas, saber elegir lo que es mejor para su vida.

¡Obviamente esto tiene que ir regulado bajo un criterio!, creo que está demás decirlo, no se le va a preguntar a un niño si quiere vacunarse o no, o si quiere lavarse los dientes o a qué colegio va a postular, o si quiere o no pedir las cosas “por favor” y dar las gracias, evidentemente que cuando se trata de normas, éstas son enseñadas por los padres y son ellos también lo que toman las decisiones en cuanto a la crianza.

Es conocido por muchos que se califica LA conducta y ¡NO A ÉL MISMO!; “fuiste desobediente”, es muy distinto a decirle “eres un desobediente”, ni hablar de la frase “eres un mal niño” o “eres un flojo”.

¿Por qué el ERES puede ser tan determinante?
Porque ES en la primera infancia cuando la persona va adquiriendo una imagen de sí mismo y esta imagen se la reflejan precisamente los adultos, especialmente los padres o las personas que están criando al niño. “YO SOY, LO QUE ME DICEN QUIÉN SOY”, ¡así de “simple” y también de “complejo”!

Antes de existir la autoimagen existe “la imagen del espejo”, por así decirlo, aquella que el niño no ve y que es la que los otros significativos le trasmiten. Esta “imagen del espejo” es la que antecede a la autoimagen y posteriormente a la autoestima.

Y PARA TERMINAR, NO HAY NADA MÁS PODEROSO PARA UN NIÑO, QUE EL SER TRATADO CON AMOR.
Hasta el mayor de los retos, en situaciones que lo ameriten, haciéndolo con amor, es vivenciado por el niño como algo que lo fortalece. El sentirse amado y respetado  por su entorno es pre-requisito irrefutable para que en la adultez pueda amarse y respetar su individualidad, y por ende su bienestar emocional.

3 comentarios

  1. mercedes jara rojas dice:

    me vino demasiado bien el articulo,de lo mas profundo muchas gracias,tengo una pequeña de tres años y yiene gran personalidad,podria publicar otro articulo para ayudarnos mas

  2. Marie Louise dice:

    “Mamá primeriza”, las cosas no son tan concretas, cada caso tiene su particularidad, por supuesto que si tu peque está con sobre-peso, es mejor no darle esa posibilidad. Es la mamá y/o el papá los que dan las alternativas y ellos tienen que elegir dentro de las alternativas que se les da. En cuanto al amiguito, eso te lo respondo en el facebook, por el directo. OK?
    SALUDOS!

  3. Mamá primeriza dice:

    Leí este artículo en el face de M. Louise. Me ayudó mucho a tomar conciencia de la impprtancia de estimular la autonomía en los hijos, a veces NO es fácil porque es uno quien decide por ellos. Cuesta diferenciar, por ej, si le pregunto al de 4 años, si quiere helado en vez de jugar, ¡me va decir helado!……..El proble es q está muy gordo… y si quiere jugar con un amiguito que NO me gusta. ´Qué se hace???

Escribe un comentario