Viernes 4 octubre 2013 @ 4:37 PM

“Y VIVIERON JUNTOS PARA”… ¡SEPARARSE!

separacion

Frases como: “se dieron las cosas”, “todo fluyó”, “nos enganchamos inmediatamente”, “fue amor a primera vista”, reflejan la idea de muchos que el emparejarse, es un proceso en sí mismo, como lo es “el enamoramiento”. Sin embargo, ¡eso no es así!

Nadie discute la necesidad que tenemos la gran mayoría de las personas por emparejarnos ¡Por supuesto que existen excepciones!, éstas son aquellas personas que no necesitan estar con pareja para sentirse felices, más aún, se sienten mejor estando sin pareja y desde su salud mental, deciden no tenerla.

Ahora bien, la gran mayoría de las personas que consultan por problemáticas relaciones, han vivido reiteradas separaciones o rupturas de sus relaciones íntimas, las cuales llegan a ser traumáticas, ya que se hacen crónicas.

A lo largo de mi experiencia, me he dado cuenta que el emparejarse, definitivamente es una opción, debido a que si bien surge un enamoramiento inicial, una atracción física, que es sabido que tiene que ver en gran parte, con sistemas hormonales implicados, llega un momento, ¡por muy imperceptible que éste sea!, que de “salir”, “andar” o “pinchar”, se PASA a una relación de pareja.

Frases como: “se dieron las cosas”, “todo fluyó”, “nos enganchamos inmediatamente”, “fue amor a primera vista”, reflejan la idea de muchos que el emparejarse, es un proceso en sí mismo, como lo es “el enamoramiento”. Sin embargo, ¡eso no es así!, ya que hay un “momento”, ya sea minutos, horas, días o semanas que implique este “momento”, que muchas veces puede ser inconsciente, el cuál se opta por pasar de una relación informal a una relación formal.

Esa opción, está vinculadas a necesidades y/o creencias que pueden ser dañinas para nosotros, en estos casos, optamos por alguien que nos hace sufrir.

 

 

Muchas relaciones de pareja se constituyen desde lo aspectos “sanos” de los miembros de la pareja y otras, desde lo “enfermo”, por así decirlo, éstas se reflejan en frases como: “no sé que hacen juntos”, “no lo(a) soporto pero no puedo estar sin él (ella)”, “volvimos y nuevamente pensé que iba a se distinto y no fue así”, “todos me dijeron que no era para mí”, “yo sabía que esta relación no me hacía bien y no la corté a tiempo”, etc., etc., muestran esta dinámica, sin desmerecer la ambivalencia (“amor-odio”) que siempre existe en toda relación y más aún en la intimidad de una pareja.

 

 

Por otro lado, he observado también que muchas de las rupturas, no se relacionan sólo con una mala elección de la pareja, más aún, ésta podría haber sido una “buena” elección, pero con el tiempo, debido a conflictos inconscientes o patrones erróneos de comportamientos de los miembros de la pareja, se termina por “echarla a perder”; frases como: “se veían tan bien juntos”, “nadie habría pensado que se iban a separar”,” “no sé que nos pasó, nos llevábamos tan bien”, “no sé en que minuto todo se echó a perder”, representan claramente lo que estoy señalando.

Debido a esta problemática llegan muchas personas a mi consulta, para entender en que se equivocaron, porque no quieren cometer los mismos errores y “echar a perder la relación”, cuando desgraciadamente ya han tenido rupturas muy dolorosas.

El poder reconocer y observar, los aspectos que he señalado, junto con distinguir aquellas características personales, que se relacionan con la historia personal, permiten tener una mejor elección de pareja y/o disminuir la tendencia a “echarla a perder”.

6 comentarios

  1. Negra dice:

    Bueno… yo duré 5 años y aún sigo enamorada… y sé que perdí todo por mi inmadurez y mi miedo, lo mas terrible es que he tenido la oportunidad de tener otras parejas y me da mucho miedo volver a sufrir, y bueno… sé que no puedo amar a otro sin olvidar al anterior

  2. Nataly dice:

    me paso algo similar. Tuve una pareja que reconocia en la fase de enamoramiento, como el complemento de mi personalidad, el opuesto, mis locuras inconscientes eran sus realidades absolutas. Pasada esta etapa, comienzas a entender que quizas esas diferencias que te enamoraban, hoy te alejan de tu propia realidad. Es verdad hay que adaptarse y ceder, pero en ningun caso implica pasar a llevar tus propias formas de reconocerte en la vida. Luego de un tiempo de convivencia tambien comprendes que jamas se trata de que el o ella deje la toalla mojada en el baño, se trata de que no reconoces en el o ella, aquello en lo que te quieres convertir.

    Creo que no hay malas elecciones, si malas desiciones, pero el cierculo vicioso del te perdono si cambias, luna de miel y vuelta a lo mismo genera una dependencia que nada tiene que ver con lo amoroso. Se convierte en una relacion con bases en la costumbre, en los miedos, en el orgullo de reconocer que no es lo correcto, en fin muchas cosas mas.

    Aprendi tambien que sea como sea tu pareja, cumpla o no con tus estereotipos fisicos y sociales, si logra sacar lo mejor de ti, si te hace avanzar y simplemente si te sientes comoda el resto pasa a segundo plano.

  3. marisol julio rivera dice:

    me pasa algo complicado en mi matrimonio…llevo ya 12 años de casada y a los 7 meses mi marido me demostro que es un celoso enpedernido,le tiene celos a mi familia ,a mis amigos,no soporta la idea de que yo me relacione con otras personas,por el yo estubiera todo el dia encerrada con los niños.ya no puedo trabajar porque mi pequeña tiene 2 años,el es un machista y se lo e dicho.quiero que se haga ver por un especialista …pero se niega.yo sinceramente sigo mi relacion por mis niños y mientras encuentre alguna salida economicamente,porque la idea de volver al trabajo no la descarto ,espero que mi niñita salga aceptada en un jardin infantil donde la inscribi….ahora el lema de mi matrimonio es “la costumbre es mas fuerte que el amor”…..porque con su comportamiento ,mato el amor que un dia le tube….

  4. luis dice:

    Discrepo. no se como sera en esta década pero, yo me case muy joven y al casarse es como lo dice la palabra “casarse” eso nos lleva a aguantar lo que pase, con el tiempo uno se adapta y logra durar esa unión para toda la vida, lo que pasa es que al convivir, es re facil po, a la primera…chaoo , no existe un contrato, bueno esa es mi opinion yo ya tengo 55 sera que ya los tiempos cambiaron y ahora ya nadie depende de nadie, todos son independientes… seguramente ahi esta el problema… bueno… suerte a la juventud

  5. Francisco dice:

    El problema es que el estado de enamoramiento no se puede hacer perdurar indefinidamente como uno quisiera y es ahí donde el amor debe moldearse a un estado mas maduro. Cuando se acaba ese estado, aparecen los conflictos de pareja donde se demuestran los defectos de cada uno, el agotamiento de la vida diaria y se hacen mas evidentes los diferentes puntos de vista. Cuando se llega a este punto es posible que tu o tu pareja no estén preparados para continuar con una relación mas madura y es posible que fracase. Es ahí donde uno decide o no amar a esa persona, que es cuando adquieres un compromiso sin individualismos, un compromiso sincero, que te permita crecer como persona al trabajar en tu relación y que no sea algo que te destruya. Si ambos están de acuerdo en superar las dificultades, ambos realizan un compromiso de encontrar una solución al problema del momento y eso hace fortalecer la relación, transformándolo en un amor maduro. Saber valorar y respetar a tu pareja como también aprender a ceder o a dejar tener la razón en alguna discusión son aspectos que no todas las personas conocen o experimentan para poder lograr una buena relación y son claves para tener poder proyectarse a futuro existosamente. Con mi anterior pareja no respeté su espació, fui muy celoso y ella siempre quería tener la razón en todo y yo entraba en conflicto con su punto de vista. Todo eso nos llevo a destruir 3 años de bonita convivencia. Uno trata de salvar la relación, pero no siempre se dan las cosas para que la otra parte acepte y ceda también para arreglar todo. Porque prefieren vivir siempre en ese estado de enamoramiento, que no es mas que química. Como reflexionó una vez el artista marcial y filosofo Bruce Lee: “La relación es entendimiento. Es un proceso de autorrevelacion. La relación es el espejo en el que te descubres a ti mismo. Ser es estar relacionado.”. Debemos aprender de nuestras relaciones, cualesquiera que sean, para crecer y ser mas felices.

  6. Karol dice:

    Es exactamente lo que me paso… 5 años de relación, nos decidimos a vivir juntos y solo duramos 6 meses así.. ahora estoy sola , pero me sirvió y darme cuenta que con aquella persona.. mi vida no iria hacia ningún lado, es increíble como cambia todo.

Escribe un comentario